¿NO MÁS NOYES? (por Dean Adams)

 

Creedme: que Dennis Noyes diga que el año que viene no estará de vuelta no es nuevo para nosotros, para los amigos de Dennis. Creo que sería durante el invierno de 1999 o de 2000 la primera vez que Dennis, más o menos por navidad, dijo que había muchas opciones de no iba a estar trabajando en MotoGP al año siguiente. Durante la siguiente década, debió sugerirme una docena de veces que “este año probablemente será el último”. Tras los primeros episodios, normalmente después le respondía con una mirada de las mías.

 

Sin embargo esta vez la amenaza de Dennis de “dedicarse a otras cosas” parece muy seria y muy real. No ha firmado contrato de TV para 2016—es una valorado analista de MotoGP en España—y dice que no va a estar pensando en MotoGP ni en competiciones motociclistas hasta que llegue la primera carrera; y la mirará desde su casa de California.

 

Dennis Noyes ha trabajado en los GP y en el mundo de la competición motociclista como mínimo durante 35 años. Llegó a la competición como piloto, pero desde entonces ha trabajado en prácticamente todas las facetas de la competición. Quizá sea más conocido como moto-periodista, pero Dennis seguramente lo ha hecho todo en el motociclismo de competición. Ha hecho de promotor y gestor de Grandes Premios, ha ayudado de manera informal a gestionar carreras deportivas de pilotos y fue un gran y total confidente en la historia de Kenny Roberts y el Team Roberts.

Dennis estaba “por ahí” cuando Dorna pujaba por los derechos de MotoGP. Cuando en los ‘80 la Honda NR500 de pistones ovales se iba abriendo camino y toda la información sobre el proyecto era “Top Secret” y no se podía compartir con nadie de la prensa, Dennis llegó a casa desde Suzuka con un pistón oval en su equipaje**. Conocía a un tipo, dijo.

 

Y durante todo ese tiempo ha conseguido no volverse un cínico; normalmente ha mostrado un entusiasmo por las carreras propio de alguien la mitad de años más joven.

 

Noyes mantiene amistad aparentemente con todo el mundo que trabaja en la competición, desde Valentino Rossi hasta los pilotos del medio del pelotón de Moto3, desde afinadores como Jeremy Burgess hasta Ramón Forcada. Noyes ha conocido a Jorge Lorenzo y Marc Márquez desde que tenían edades de una sola cifra, y tiene un agudo conocimiento de cada uno de ellos.

 

¿Entonces, por qué? ¿Por qué se retira Dennis Noyes? Bueno, sus amenazas previas de largarse se centraban en una novela que lleva años escribiendo (y que no tiene nada que ver con carreras de motos). Esto sigue siendo cierto hoy en día—ayer estaba en el trabajo escribiendo su novela. Dennis tiene otros muchos intereses; puede estar hablando de los árboles de su jardín durante 20 minutos si no le cortas para preguntarle sobre alguna historia acerca de Kenny Roberts. A su mujer y él les encanta viajar en tren y probablemente esté mirando los horarios de la Amtrak para el mes de mayo en las Rocosas.

 

Todo eso es cierto—que tiene la novela y otros intereses que le gustaría explorar sin tener que cubrir el Mundial de MotoGP. Pero, ¿son estos los verdaderos motivos que le han empujado a devolver su pase y decir basta?

 

El motociclismo de competición puede ser un deporte cruel. No hay antivuelco, no hay un armazón metálico que proteja al piloto. Cosas malas suceden y vaya si sucedieron cuando el hijo de Noyes, Kenny, se lesionó gravemente en un accidente en Aragón el año pasado. El deporte que Dennis adora y al cual ha dedicado su vida casi le quita un hijo al que ama. Y aunque es radiante la perspectiva de que cuando Kenny termine la recuperación tendrá una vida normal, hubo días oscuros después del accidente.

 

Pero 2015 fue un año difícil para Dennis Noyes en algo más que simplemente la faceta personal. Es innegable que más de una persona relacionada con el deporte de MotoGP volvió del periplo del Pacífico enormemente descorazonado debido a lo sucedido en Sepang. El deporte de MotoGP destapó un feo lado de su alma, y esto no se limitó solo a Rossi, Márquez y después Lorenzo. Aficionados que enviaron amenazas de muerte al teléfono de Márquez, cuya familia fue visitada por paparazzi italianos, acabando en una escaramuza. ¿Es este un nuevo aspecto de MotoGP, demostrando una tendencia hacia la violencia? ¿O es simplemente el despertar de una nueva, pero no mejor, era de ansiedad global infiltrándose incluso en el motociclismo de competición? En la que la “mentalidad de colmena” de los medios  hace que los incidentes exploten y causen profundas fracturas en el deporte. Todo esto quizá no es percibido por los jóvenes, pero es difícil de soportar para hombres de cierta edad, que han vivido durante una era más noble en el mundo de la competición. En cierto modo creo que si Rossi no se hubiera fundido en la conferencia de prensa, desencadenando acontecimientos que nadie podía prever, y simplemente se hubiera centrado en el campeonato al estilo Mladin, quizá Dennis hubiera encontrado la motivación para seguir en 2016.  

 

Dennis dijo ayer que su intención es no pensar en Sepang y lo que pasó en 2015 durante dos años.

Buena suerte sea el que sea el camino que escojas, amigo mío.

Dennis Noyes, uno de los periodistas

más expertos y más reconocidos del motociclismo de competición y habitual colaborador de Motociclismo y SoloMoto en diferentes etapas, padre de las famosas Cintas Americanas, y un habitual de las

cabinas de TV retransmitiendo las carreras del Mundial de MotoGP.

 

 

 

 

Dennis Noyes

 

 

 

 

Copyright 2016. All Rights for images and content

reserved to TrebolSports & Dennis Noyes.

**Aunque no es correcto enmendar una traducción, Dennis Noyes nos pide que indiquemos que el episodio del pistón oval pertenece a una leyenda urbana del periodismo motociclista, aunque por otra parte es bien de fácil de creer... conociendo a Dennis. (N. de T.)